Imprimir Artículo

La transformación digital no solo es una cuestión de tecnología, sino principalmente de liderazgo, cultura y, por tanto, de talento.

Las empresas que buscan prosperar en la era digital deben enfocarse en cinco pilares estratégicos que abarcan diferentes componentes que van desde la planificación hasta el crecimiento, todos centrados en el talento humano.

1. Planificación

La transformación comienza con una planificación de gestión de talento (Captación, crecimiento, retención, recomendación y despedida) que identifica áreas de impacto significativo.

Las organizaciones deben:

  • Revisar Recursos: Asignar recursos a áreas donde la transformación digital pueda generar un cambio distintivo y relevante y comenzar a trabajar en estas áreas antes que en otras.
  • Construir Ventajas Competitivas: Invertir en áreas que generen una ventaja competitiva desde los datos, permitiendo que sean gestionados como activo estratégico.
  • Formar Equipos Multifuncionales: Estos equipos deben abordar los problemas de negocio de manera integral, extendiéndose más allá de los líderes tecnológicos para la transformación.
  • Estructuras de Compensación: Revisar y adaptar las estructuras de compensación e incentivos, para atraer, desarrollar y retener el mejor talento que impulse la innovación y crecimiento digital.

2. Contratación Innovadora

El talento digital es el corazón de la transformación, y atraerlo requiere:

  • Líderes Digitales Experimentados: Su contratación atraerá talento adicional y agudizará la propuesta de valor.
  • Repensar la Propuesta de Valor: Ofrecer un paquete atractivo que vaya más allá de la compensación económica, integrando el reconocimiento y crecimiento personal y profesional.
  • Desarrollo Interno: Considerar la posibilidad de nutrir el talento digital desde dentro de la organización, manteniendo altos estándares técnicos y de desempeño.
  • Procesos de talento: Modernizar los procesos para acelerar la incorporación e incluir evaluaciones de competencias personales, de adaptación y técnicas.

3. Formación Continua

La capacitación es fundamental para mantener un equipo digitalmente competente:

  • Programas de Aprendizaje Específicos: Diseñar programas que fomenten las habilidades digitales.
  • Coaching y Mentoring: Proporcionar guía y consejo profesional para el desarrollo del talento.
  • Redes y Conferencias: Fomentar la participación en eventos que mantengan al equipo al tanto de las últimas tendencias.
  • Gestión del Conocimiento: Crear sistemas para compartir conocimientos y mejores prácticas, incluyendo la afiliación y participación en comunidades de innovación y conocimiento locales e internacionales.

4. Despliegue Táctico

El despliegue de talento debe ser estratégico y adaptativo:

  • Métodos por Disciplina Digital: Establecer estándares y herramientas para disciplinas como la ciencia de datos y la ingeniería de datos.
  • Equilibrio entre Resultados y Capacidad: Balancear la entrega inmediata de resultados con la construcción de capacidades a largo plazo, logrando ganancias rápidas en el proceso.
  • Contratación de Servicios Externos: Considerar la contratación externa para complementar el cumplimiento y entrega de proyectos a tiempo, complementando capacidades internas.
  • Expectativas Financieras y Estratégicas: Fijar metas aspiracionales para cada equipo digital e incentivos.

5. Crecimiento y Escalabilidad

La transformación es un proceso continuo que debe ser monitoreado y escalado:

  • Revisión Continua: Evaluar y ajustar el ritmo de la transformación y evolución de capacidades y entregables.
  • Integración en Unidades de Negocio: Determinar el grado en que la mentalidad digital y transformación deben estar incorporadas en las unidades de negocio.
  • Apalancamiento en la estructura: Aprovechar la estructura y procesos existentes para la integración de nuevas tecnologías de forma flexible.
  • Seguimiento: Monitorizar el progreso de la capacidad y retención del talento, asegurándonos de que el talento que abandona a nuestra organización, lo hace con mayor valor de con el que ingresó, su impacto posterior en emprendimientos u organizaciones y logros.

La transformación digital a través del talento requiere una visión estratégica, liderazgo comprometido, y una cultura de aprendizaje continuo y adaptabilidad.

Las organizaciones que invierten en estos pilares no solo mejorarán su capacidad de innovación, sino que también establecerán una base sólida para el éxito sostenible en un mundo digitalmente conectado.

El talento es la fuerza que impulsa al propósito, por ello invertir en él es la primera decisión inteligente que permitirá no solo transformarse, sino competir y sobrevivir en la economía actual.

Juan Pablo Del Alcázar Ponce

Artículos Recomendados

INTELIGENCIA ARTIFICIAL GENERATIVA EN LA GESTIÓN DEL TALENTO HUMANO

INNOVACIÓN EN GESTIÓN DEL TALENTO: CASO UNILEVER

BUENAS PRÁCTICAS EN LA ERA DIGITAL PARA LA CAPTACIÓN DEL TALENTO HUMANO