Imprimir Artículo

La Inteligencia Artificial Generativa (IAG) ha irrumpido en el campo de la biotecnología, ofreciendo herramientas poderosas que pueden transformar la investigación científica, el desarrollo de medicamentos y la atención médica. La presentación de Juan Pablo Del Alcázar Ponce, profesor de inteligencia artificial, transformación digital y analítica de la USFQ, realizada en abril de 2024, se centró en analizar cómo la IAG está cambiando el panorama biotecnológico y los desafíos éticos que plantea.

Estudiantes y docentes del Colegio de Ciencias Biológicas y Ambientales COCIBA de la Universidad San Francisco de Quito, tuvieron la oportunidad de discutir y analizar la evolución, impacto y perspectivas que generan los avances tecnológicos que hoy se aceleran con la inteligencia artificial generativa.

La saturación de contenido científico en el área, junto a las limitaciones humanos para analizarlo y aplicarlo, marcan grandes oportunidades para el uso de la inteligencia artificial generativa en las bases de la gestión, tareas y procesos en biotecnología y salud.

Beneficios de la IA en la Biotecnología

Del Alcázar, mencionó algunos beneficios tangibles que se están dando gracias a la adopción de la Inteligencia Artificial Generativa dentro del campo de la biotecnología, destacando varios aspectos:

  1. Mejora en la Toma de Decisiones Clínicas: La IAG permite analizar grandes volúmenes de datos médicos para facilitar decisiones más informadas, lo que resulta en diagnósticos más precisos y tratamientos personalizados.
  2. Eficiencia y Reducción de Costos: La automatización de procesos complejos y la simulación de ensayos clínicos con datos sintéticos reducen significativamente los costos y tiempos de investigación.
  3. Descubrimiento de Fármacos: Mediante el análisis de grandes conjuntos de datos y la simulación computacional, la IAG acelera el descubrimiento de nuevos medicamentos. Por ejemplo, la empresa Genus ha utilizado la edición genética CRISPR para crear cerdos inmunes a un virus devastador, con resultados prometedores en ensayos clínicos.
  4. Personalización de Tratamientos: La capacidad de la IAG para analizar datos genéticos y clínicos permite la personalización de tratamientos médicos, adaptando las terapias a las necesidades específicas de cada paciente.

Casos de uso actuales

La presentación destacó varios casos de uso relevantes de la IAG en la biotecnología:

  • Moderna: La compañía ha integrado 750 GPT personalizados en solo dos meses, con un 40% de usuarios activos semanales creando sus propios GPTs. Estos incluyen herramientas como Dose ID, que optimiza la selección de dosis en ensayos clínicos, y Contract Companion, que genera resúmenes claros de contratos legales.
  • Med-Gemini de Google: Lanzado en abril de 2024, este modelo supera al GPT-4 en el análisis de imágenes, vídeos e historiales médicos, demostrando la capacidad avanzada de la IAG en aplicaciones médicas.
  • Edición Genética y Terapias Génicas: La IAG se utiliza en la edición genética de células madre y en el diseño de terapias génicas personalizadas, mostrando un impacto significativo en la investigación biomédica.

Evolución de la Inteligencia Artificial Generativa en Salud

En el campo de la salud, los diferentes modelos de lenguaje largo fueron analizados, contando con el alto desempeño de GPT4 y MedPalm, explicando la diversidad de alternativas e importancia del tipo de entrenamiento de los modelos destacados.

LLM Medical Leaderboard 2024 USFQ Del Alcázar

Gemini Ultra cuenta con mejor desempeño en gastroenterología, epidemiología y bioestadística y menores resultados en cardiología o toxicología, mostrando que existe todavía mucho camino por recorrer en cuanto a precisión y autonomía, junto a grandes beneficios inmediatos para obtener análisis y opiniones paralelas para profesionales de la salud.

Desafíos y Oportunidades Éticas

Bioética e Inteligencia Artificial USFQ Del Alcazar

Se hizo énfasis en los importantes desafíos éticos que deben ser abordados para asegurar el uso responsable de la inteligencia artificial generativa (IAG):

  1. Autonomía: Si bien la IAG facilita la personalización y autonomía en la creación de contenido, existe el riesgo de generar información falsa o manipulada que pueda violar la autonomía personal.
  2. No Maleficencia: La IAG reduce errores humanos y mejora la precisión en diagnósticos y tratamientos, pero puede generar resultados dañinos si los datos de entrenamiento están sesgados.
  3. Beneficencia: Aunque aporta beneficios significativos en salud, educación y entretenimiento, es crucial asegurar que estos beneficios sean equitativos y accesibles para todos.
  4. Justicia: La IAG tiene el potencial de democratizar el acceso a recursos y servicios, pero también puede aumentar la brecha digital y la desigualdad si no se gestiona adecuadamente.

Acciones Recomendadas

Para maximizar los beneficios y mitigar los riesgos de la IAG, Del Alcázar recomendó:

  • Impulsar la capacitación y adopción de inteligencia artificial. Desde pregrado en todo el proceso, logrando colaboración y experimentación constante apoyada por pensamiento crítico.
  • Implementar Marcos Regulatorios Eficaces: Es fundamental desarrollar marcos legales y regulaciones que promuevan el uso responsable de la IAG en la biotecnología.
  • Fomentar la Transparencia y la Explicabilidad: Las decisiones generadas por IA deben ser comprensibles y transparentes para ganar la confianza y aceptación de los usuarios.
  • Mitigar Sesgos y Proteger la Privacidad: Es esencial trabajar en la eliminación de sesgos en los algoritmos y asegurar la protección de datos sensibles para evitar riesgos significativos en términos de privacidad y seguridad.
  • Promover la Equidad en el Acceso: Asegurar que los beneficios de la IAG sean equitativos y accesibles para todas las poblaciones, evitando la exclusión de grupos desfavorecidos.

La IAG está revolucionando la biotecnología, ofreciendo herramientas poderosas que pueden mejorar significativamente la investigación, el desarrollo de medicamentos y la atención médica. Sin embargo, su uso plantea importantes desafíos éticos que deben ser abordados para asegurar un impacto positivo y equitativo en la sociedad. Con la implementación de estrategias adecuadas y la promoción de principios éticos, la IAG puede transformar la biotecnología y contribuir al bienestar general.