Imprimir Artículo

La formación en negocios representa históricamente una competencia esencial para profesionales y empresas a fin de enfocar la gestión y liderazgo empresarial hacia la eficiencia, profesionalizando y formalizando el aprendizaje a la par de entregar habilidades y competencias a responsables del crecimiento corporativo y por tanto de gran parte de la sociedad.

En esta serie de publicaciones se plantean diferentes propuestas metodológicas para su aplicación en escuelas de negocios, buscando identificar aquellas prácticas didácticas, que junto a soportes y enfoque centrado en cumplimiento de objetivos tanto de estudiantes como de empleadores, logren mejores resultados al cubrir expectativas conjuntas.

De igual forma se estudia la evolución de metodologías didácticas utilizadas en escuelas de negocio, buscando encontrar tendencias, técnicas y soportes que apoyen el desarrollo de habilidades y competencias constante, mediante diferentes herramientas y dinámicas que aporten a la creación de profesionales mejor preparados y aptos para la realidad empresarial actual y futura haciendo uso de recursos disponibles.

La tecnología continúa cambiando la forma en la que funcionan procesos productivos, de aprendizaje, de conexión y relacionamiento social, reduciendo cada vez más a la “presencialidad” como requerimiento base para ejecutar actividades de forma exitosa y apoyándose en plataformas, sistemas y algoritmos para incrementar eficiencia y automatización de tareas repetitivas que antes debían ser desarrolladas con gran consumo de tiempo y recursos. Afectando la dinámica bajo la cual se desarrolla el aprendizaje y gestión a nivel universitario y particularmente en escuelas de negocios.

Uno de los grandes cambios que ha traído la evolución tecnológica aplicada al trabajo es la distancia de modelos tradicionales basados en el taylorismo o fordismo que planteaban dentro de dinámica empresarial a los seres humanos como recursos a explotar para incrementar la eficiencia y productividad, modelos que en la actualidad distan de la realidad al demandar una gestión intelectual no vinculada necesariamente a actividades que pueden y están siendo automatizadas.

Dentro del ámbito educativo, la tecnología presenta beneficios tanto para instituciones educativas como para educadores y alumnos, reduciendo distancias, optimizando recursos y sumando nuevos formatos basados en experiencias e interacción en tiempo real, que demandan de Universidades e instituciones relacionadas a la educación, actualizar y enfocar su metodología, recursos y procesos pedagógicos para mantenerse relevantes en entornos ágiles, de constante cambio y gran interconexión de usuarios.

Esta realidad crea necesidades referentes a competencias en profesionales para que estudiantes sean capaces de analizar problemas desde perspectivas integradoras de situaciones que, apoyadas por capacidad de cuestionar y analizar información y recursos, sean capaces de liderar proyectos, tecnologías y personas, logrando superar el reto de la productividad inmediata, considerando también el impacto social y fuentes de eficiencia colaborativa entre personas, tecnología, inteligencia artificial y automatización dentro de entornos políticos, económicos, culturales y sociales complejos.

Dentro de los descubrimientos se ha identificado que muchas empresas están asumiendo la responsabilidad y acción ante el desarrollo de habilidades personales, técnicas y tecnológicas de su personal, creando amenazas y oportunidades para universidades y escuelas de negocio. De igual forma se evidencia la importancia de la formación centrada en el estudiante, explotando tecnología y plataformas bajo modelos pedagógicos escalables que permitan multiplicar la distribución y alcance de recursos y que se actualicen en base al aporte colectivo, registrando información y alertando a responsables de actividades a implementar dentro de metodologías, contenidos y herramientas.

De igual forma, se ha encontrado que el uso de simulaciones de negocios basadas en modelos matemáticos que cuentan con el potencial de integrar inteligencia artificial en la creación de escenarios basados en decisiones personalizadas alimentados por información en tiempo real, permiten generar mejoras en la experiencia e impacto de aprendizaje al convertir teoría en práctica proyectiva.

El aprendizaje acompañado de tutorías centradas en el individuo, sumadas a técnicas de enseñanza que recurren al aprendizaje activo, recurriendo a la unificación de contenido en formatos interactivos y de video como parte de asignaturas utilizado formatos de aula invertida, alternando sesiones centradas en la aplicación de conceptos con talleres y práctica profesional simultánea, siguiendo modelos pedagógicos, permiten reducir costos e inversiones exuberantes en formatos tradicionales de ponencias o clases magistrales, optimizando el tiempo y maximizando el aprendizaje en alumnos logrando motivar participación e interacción en plataformas de campus virtuales y servicios de contacto y mensajería.

También desde el punto de vista de experiencias, la realidad virtual se muestra como un soporte de alto valor para hacer parte a estudiantes de actividades y entornos que permiten involucrarse más allá de lecturas o videos en lugares, situaciones e incluso simulaciones participativas que permitan tomar decisiones y experimentar resultados de estas, dependiendo siempre de la capacidad de actualización y uso inteligente de datos que generen actualización dinámica del contenido.

Conclusiones del estudio

Didáctica en escuelas de negocios

Las metodologías aplicadas en escuelas de negocios en la actualidad requieren de actualización y enfoque en las necesidades de la sociedad y empresas, adaptando dinámicas participativas y centradas en la aplicación de conocimientos y herramientas que permitan a estudiantes y docentes asimilar conocimientos cambiantes en relación al entorno y que demandan el desarrollo de habilidades de adaptabilidad, liderazgo, toma de decisiones y uso de insumos tecnológicos enfocados en el mejor desempeño profesional de estudiantes.

El modelo integrado de participación y beneficios para estudiantes, empleadores, sociedad e instituciones educativas es la base del crecimiento y futuro y sustenibilidad de la educación superior y más aún de escuelas de negocios.

La evolución de los programas de escuelas de negocio está directamente ligada a influencia y cambios sociales que alteran la empresarial local y global, mostrando desde inicios del siglo XX la relevancia de la internacionalización, práctica profesional, enfoque social, liderazgo con visión y agilidad y competencias específicas para directivos comerciales y corporativos actuales y futuros.

La formación en dirección de negocios nace y crece basada en élites locales e internacionales por su vinculación directa a la creación de riqueza primaria de accionistas en corporaciones e industrias de gran alcance, evolucionando hacia modelos centrados también en el cliente y la sociedad, con enfoques cada vez más holísticos de gestión empresarial e innovación haciendo uso de tecnología para generar eficiencia y resultados.

Así las escuelas de negocios han buscado diferenciarse de forma comparada realizando inversiones en factores marcados por variables de rankings internacionales para lograr una mejor posición en el ordenamiento realizado, contando con altos niveles en cantidad de de profesores y alumnos internacionales, generación y acceso a investigación relevante y actualizada, que junto a iniciativas de vinculación profesional y de relacionamiento, crean metodologías de aprendizaje vivenciales integrados en programas de alto costo que están lejos del alcance de pequeñas empresas y empresarios.

La vinculación de escuelas de negocios a las necesidades de empleadores para poder generar profesionales que cuenten con las competencias necesarias y capacidad de aprendizaje autónomo que se encuentren plasmadas en metodologías y herramientas de aprendizaje vivencial son vitales para su desempeño profesional futuro, por lo que los contenidos requieren diseñar programas académicos prácticos, que integren bases transversales de habilidades blandas vinculadas al aprendizaje técnico y vivencial.

El desarrollo de competencias de estudiantes y profesionales en análisis de datos e información para toma de decisiones basadas en análisis crítico, son esenciales como complemento a la capacidad de comunicación, gestión de información, negociación y habilidades personales, técnicas y tecnológicas complementarias en estudiantes de escuelas de negocios.

Las escuelas de negocios deberán mantener estructuras ágiles que permitan experimentar con diferentes metodologías, herramientas y actividades dentro de sus contenidos y plantes de estudio para poder anticiparse a la dinámica empresarial y atender necesidades de empresas e instituciones con propuestas de educación formal, credenciales alternativas, formatos y programas de continuidad basados en la educación y actualización para toda la vida.

Accede aquí a las secciones del estudio y publicación:

Aprendizaje y Pedagogía en Adultos Enfocada a Empresas y sus Necesidades.

Motivaciones de estudiantes para cursar programas de posgrado en administración y dirección de empresas.

Metodologías de aprendizaje y aplicación de conocimientos y experiencias en escuelas de negocios.

Juan Pablo Del Alcázar Ponce

www.delalcazarponce.com

SEMrush