Imprimir Artículo

Las plataformas digitales son un recurso que tiene un alto grado de importancia en muchos aspectos de la vida. En ellas, se puede encontrar información de casi cualquier tema: salud, comercio, noticias, política, educación, etc. En muchos casos, las plataformas web, aplicaciones móviles, páginas informativas, blogs, pantallas interactivas y otras, se han vuelto la principal forma en la que algunas personas pueden interactuar con el mundo. 

Por esta razón, es esencial que nuestra comunicación (digital, tradicional o híbrida), sea accesible para todos, con el objetivo de asegurar el uso, comprensión, gestión y efectividad del proceso de comunicación. De esa manera, se puede ofrecer igualdad de oportunidades a aquellos usuarios con una amplia gama de diferentes capacidades y, sobre todo, necesidades.

Cuando se habla de accesibilidad digital o web, se hace referencia a la facilidad que un usuario, independientemente de sus capacidades, debe tener para acceder, comprender, navegar e interactuar sin barreras en una página web, al igual que con su contenido. 

La accesibilidad digital implica eliminar esas barreras para que las personas, especialmente aquellas con alguna limitación, puedan utilizar y contribuir en plataformas digitales o híbridas.

Para una gran parte de los usuarios, la idea de acceder a plataformas digitales de forma fácil, rápida y sin problemas es algo que dan por sentado. Sin embargo, para aquellos con limitaciones auditivas, sensoriales o visuales, resulta muy común encontrarse con barreras que les impiden el pleno disfrute y uso de plataformas y su información. Para ellos, es mucho más habitual identificar cuando un entorno digital no es ideal. Por eso, el primer paso para conseguir una exitosa accesibilidad digital es reconocer las diferentes necesidades de los usuarios y adaptar los entornos digitales a ellos. No al revés.

LO FUNDAMENTAL DE LA ACCESIBILIDAD

La accesibilidad digital debe considerar todas las limitaciones que afecten o dificulten el ingreso y la interacción con una interfaz o plataforma, entre ellas:

  • Auditivas
  • Cognitivas
  • Neurológicas
  • Físicas
  • Del habla
  • Visuales

A pesar de que la accesibilidad se centra usualmente en las personas con discapacidades, lo cierto es que prácticamente la mayoría de usuarios se beneficia de los mejoramientos que se efectúen.

La accesibilidad digital requiere que sitios web, herramientas digitales y demás tecnologías estén diseñadas para que cualquier persona pueda utilizarlas, entenderlas e interactuar con ellas.

Después de todo, la misma Web fue diseñada fundamentalmente para que todas las personas la usaran, independientemente de su idioma, ubicación o capacidad.

Cuando la Web cumple con ese objetivo, se vuelve accesible. Accesible para personas con diversos rangos de audición, vista, capacidad cognitiva y de movimiento. De este modo, se están eliminando barreras de comunicación e interacción a las que mucha gente se enfrena en el mundo físico. Sin embargo, cuando los sitios no poseen un buen diseño o codificación, pueden crear obstáculos que impidan a ciertos usuarios de utilizar la Web.

ESTRATEGIAS DE ADAPTACIÓN Y TECNOLOGÍAS DE APOYO

En el mundo digital, las personas con discapacidades navegan por la Web de diversas formas, en función de sus necesidades. Algunas personas pueden emplear software y hardware especializados para interactuar con la Web. En cambio, otras pueden ajustar la configuración de la plataforma y el navegador para que se adapte a sus requerimientos. Independientemente del modo en que los usuarios accedan a la Web, cada uno tiene sus propias estrategias para hacerlo.

Esto es lo que se conoce como tecnologías de apoyo y estrategias de adaptación:

  • Las tecnologías de apoyo son equipos o programas informáticos que permiten a las personas con discapacidad interactuar y relacionarse con el entorno digital, por ejemplo, usando un lector de pantalla o un mando de control.
  • Las estrategias de adaptación son técnicas que las personas con discapacidad emplean para interactuar con el entorno digital, como ajustar la configuración de la plataforma y el navegador, o cambiar el tamaño de las ventanas de la pantalla.
    Un tipo de tecnología de apoyo o estrategia de adaptación no tiene por qué corresponder a un solo tipo de discapacidad.
    Por ejemplo, un lector de pantalla, que lee en voz alta todo lo que aparece en la pantalla, es utilizado principalmente por personas ciegas, pero también puede ser utilizado por personas con discapacidades cognitivas o de aprendizaje. Todas las personas son diferentes y pueden utilizar diversas tecnologías y estrategias de forma creativa en función de sus necesidades.

Muchas tecnologías de apoyo que parecen haberse originado como herramientas de apoyo para personas con discapacidad se han convertido en algo que todos los demás usan de manera habitual en el día a día. Algunos ejemplos son el teclado, el reconocimiento de voz en teléfonos, coches y dispositivos domésticos, o el zoom que se puede hacer en los teléfonos.

LA ACCESIBILIDAD DIGITAL, UN BENEFICIO PARA TODOS

La accesibilidad digital y todas las mejorías que se hagan en su nombre pueden, como se mencionó anteriormente, beneficiar no solo a las personas que tenga alguna discapacidad, sino también a quienes no. Por ejemplo:

  • Personas que utilizan teléfonos móviles, relojes inteligentes, televisores inteligentes y otros dispositivos con pantallas pequeñas, diferentes modos de entrada, etc.
  • Personas con «discapacidades temporales», como un brazo roto
  • Personas mayores con capacidades cambiantes debido al envejecimiento.
  • Personas con «limitaciones situacionales», como la luz del sol
  • Personas que utilizan una conexión a Internet lenta, o que tienen un ancho de banda limitado.

LOS BENEFICIOS DE MEDIOS DE AUDIO Y VÍDEO ACCESIBLES

Las personas sordas o con problemas de audición necesitan información del audio en forma de subtítulos y/o transcripciones.
Aunque los medios de comunicación accesibles son esenciales para las personas con discapacidad, también son muy útiles para todo el mundo en diversas situaciones.

Por ejemplo, los subtítulos pueden usarse:

  • En entornos ruidosos donde los usuarios no pueden oír el audio. Por ejemplo, en un bar, un aeropuerto o un concierto.
  • En entornos silenciosos en los que los usuarios no pueden activar el sonido. Por ejemplo, en una biblioteca, en el transporte público o cuando otros duermen.
  • Por parte de personas que no entiendan muy bien la lengua hablada y, en su lugar, entiendan mejor la lengua escrita. Por ejemplo, personas que no son hablantes nativos de un idioma.
  • Por personas que están aprendiendo a leer, incluidas las que están aprendiendo un nuevo idioma.
  • Para comprender mejor el contenido, ya que los usuarios pueden escuchar la información en audio y verla en texto al mismo tiempo.

NORMAS BÁSICAS DE ACCESIBILIDAD DIGITAL

Dentro de los Estándares de Accesibilidad Web impuestos por el W3C, podemos encontrar algunos de los requisitos de accesibilidad que páginas web, aplicaciones, navegadores y otras herramientas digitales deben cumplir.

TECLADO ACCESIBLE

Si una persona ve un botón en la pantalla, pero no es capaz de seleccionarlo o activarlo, puede resultarle muy frustrante. Esto, de hecho, es un problema al que se enfrentan a diario usuarios que no pueden utilizar un mouse. Por ejemplo, personas sin extremidades o ciegas.

Por defecto, determinados elementos HTML (anclas, controles de formulario, áreas de mapa de imágenes) dependen del teclado para funcionar y no de un mouse.

Sin embargo, controles complejos que no están disponibles directamente en formato HTML se construyen a menudo con el uso de elementos HTML «genéricos», como <span> o <div>, junto con un comportamiento adicional de JavaScript que los vuelve interactivos. Estos elementos NO RESPONDEN al teclado, a menos que estén debidamente codificados, y, por lo tanto, son imposibles de activar para los usuarios que únicamente emplean las teclas de su computador o laptop.

ORDEN VISUAL Y CODIFICACIÓN

Cuando un usuario se desplaza por el contenido de una página web, generalmente espera que el orden del contenido siga un orden visual de lectura. Por ejemplo, en la parte occidental del mundo, el orden de lectura es de izquierda a derecha y de arriba a abajo. Dentro de un típico sitio web, se espera que el orden comience por la cabecera, seguida de la navegación principal, la navegación de la página, el contenido principal y, por último, el pie de página.

Un problema común que experimentan los usuarios que emplean lectores de pantalla, se da cuando la página no está codificada adecuadamente para seguir un orden lógico. Por ejemplo, cuando una persona utiliza las teclas de dirección para navegar por una página web y el modo de «selección» está mal enfocado, porque la página no tiene un orden establecido. Esto provocará que haya saltos confusos de un contenido a otro.

MOVILIDAD Y TAMAÑO DEL OBJETIVO

Los teclados de las pantallas táctiles pueden ser difíciles de usar debido a la proximidad de las letras y al pequeño tamaño de su objetivo táctil.

Los objetivos táctiles pequeños también son un problema, especialmente cuando se presentan junto a otros elementos enfocables. Si una serie de botones son pequeños y están muy juntos, resulta difícil tocar con precisión el botón que se necesita. Un ejemplo habitual es el de los teclados de pantalla, donde el texto de los botones es pequeño y está junto a otro texto.

Los retos no se limitan al uso del teclado. Algunos usuarios con poca destreza motriz pueden utilizar el ratón o un dedo para navegar por el escritorio y las pantallas táctiles. Las personas con manos temblorosas y que tienen dificultades para apuntar a los enlaces pueden tener problemas con los menús desplegables, por ejemplo.

CLARIDAD VISUAL DE LOS CONTENIDOS

Los usuarios con baja visión son propensos a encontrarse con una serie de problemas relacionados con el diseño, el estilo, la animación y el posicionamiento de ciertos contenidos dentro de los entornos digitales.

Tamaño de las fuentes

Las fuentes pequeñas pueden ser especialmente problemáticas. Algunas personas pueden evitarlo utilizando un software de ampliación de pantalla, pero muchas personas que necesitan fuentes más grandes no tienen necesidad de ampliar la pantalla. Por eso es importante que las páginas web admitan el cambio de tamaño del texto en el navegador. El cambio de tamaño del texto es diferente del zoom, que cambia el tamaño de toda la página.

Falta de contraste

El mal contraste de los colores puede afectar a una amplia gama de usuarios, entre ellos a muchas personas con problemas visuales, cognitivos y de aprendizaje. Un contraste insuficiente impide que las personas puedan percibir la información que el contenido intenta transmitir. Esto, a su vez, afecta a la interacción, ya que los usuarios pueden ser incapaces de identificar su ubicación en una página, leer el texto o identificar el contenido de las imágenes. No se puede subestimar la importancia de un buen contraste de colores, puesto que hay muchas más personas con baja visión que ciegas.

Animaciones y contenidos con movimiento

Las personas con problemas de visión, cognición y aprendizaje pueden terminar por distraerse debido al movimiento y la animación de los objetos. Si el contenido de la pantalla se amplía, la animación puede ocupar toda la pantalla, lo que resulta desorientador. Los problemas más comunes son los anuncios de banners que contienen fondos parpadeantes y movimiento, las imágenes animadas o los carruseles en movimiento continuo. Las personas fotosensibles incluso pueden sufrir convulsiones provocadas por contenidos que parpadean a determinadas frecuencias durante más de unos pocos destellos.

¿POR QUÉ INVERTIR EN ACCESIBILIDAD DIGITAL?

Cada vez más empresas han empezado a adaptar su contenido a un formato digital y a distribuirlo en diferentes tipos de plataformas. Plataformas muy variadas que pueden ser desde puntos físicos de venta o atención, hasta aplicaciones, sitios web, páginas de destino, e incluso estaciones interactivas en vías públicas. 

Sin embargo, ¿qué sucede si una gran parte del público, que tiene el potencial de convertirse en cliente, no puede acceder a el? ¿Qué pasa si no pueden entender el contenido o siquiera leerlo? Se pierden oportunidades.

Existe un estimado de 253 millones de personas alrededor del mundo que tienen algún tipo de discapacidad visual o de aprendizaje. Es decir, un colosal número de clientes potenciales que podrían perder la oportunidad de ver y conectar con el servicio que una empresa quiere ofrecerles.

Un contenido dinámico, entendible y, sobre todo, accesible es lo que logrará que más gente quiere volver a visitar un sitio web, que se interese por lo que hay en el y finalmente que se convierta en el cliente adecuado para presentarle la oferta de venta.

Nicola Yap, redactora técnica de Google Cloud, mencionó que se debería comenzar a pensar en la accesibilidad web como una forma de personalización y obtener así el “efecto rampa” (Yap, 2022).  

Se necesita imaginar que cada diseño (de una plataforma, app, artículo, etc.) apto para personas con discapacidad es como una rampa de acceso. El impacto positivo que tienen esas rampas es que, a pesar de que fueron creadas para un tipo de usuario (personas en sillas de ruedas), a largo plazo se volvieron útiles para un mayor número de la población: aquellos que usan carritos de bebés, personas con bastones, quienes usan bicicletas, etc.

Una mejoría pensada inicialmente para beneficiar a unos puede terminar ayudando también a otros. Así, poco a poco, también podemos ir progresando juntos como sociedad.

RETORNO DE INVERSIÓN DE LA ACCESIBILIDAD DIGITAL

Una de las fuentes que alimentan al retorno de inversión de proyectos de accesibilidad es el crecimiento en el capital de marca y su impacto en acciones de responsabilidad social corporativa.

Marcas e instituciones que impulsan proyectos de accesibilidad digital, inclusividad y el perfeccionamiento de experiencia de usuario cuentan con resultados inmediatos directos (incremento de transacciones y satisfacción de parte de sus usuarios o clientes), así como resultados indirectos (impacto en cultura organizacional centrada en las personas, reputación corporativa, adaptación de procesos, nuevas políticas y aliados).

Cifras: 

  • Una de cada 5 personas (cerca del 15% y 20% de la población) requieren algún tipo de apoyo en accesibilidad (más de 1 billón a nivel global). Y cada uno de ellos representa una fuente de influencia y comunicación.
  • 8% de hombres sufre de limitaciones ante combinación de colores y dislexia.
  • 15% de personas mayores de 45 años tienden a tener algún problema de visión.

Gracias a la iniciativa de mejorar la experiencia de clientes específicos que cuentan con limitaciones visuales, auditivas, de movilidad u otras, se logrará retener e incrementar la transaccionalidad. Esto, consecuentemente, aumentará la posibilidad de fidelizar a dichos clientes, ganando su preferencia ante competidores menos “accesibles”.

De igual forma, y desde la perspectiva digital, existirá un impacto considerable en el posicionamiento orgánico de la empresa, gracias al incremento en metadatos. Igualmente, gracias a la buena calificación en los llamados “signos vitales”, bajo los cuales los buscadores identifican los sitios más aptos y que brindan una mejor experiencia de usuario, tanto en dispositivos móviles como de escritorio. 

Además, se impulsarán proyectos de innovación e impacto social, aportando al propósito actual o potencial de la organización y finalmente, a la prevención ante potenciales acciones legales generadas por usuarios o entes de control por incumplimiento de acuerdos internacionales o locales.

Por tanto, la rentabilidad y retorno de inversión será tanto interna como social, elevando al valor propio de la marca y su impacto en el contexto en el que se desenvuelve.

CASOS DE ÉXITO

El consorcio W3C, orientado al desarrollo de directrices que velan por el crecimiento prolongado de la web, posee una iniciativa de accesibilidad: la WAI. Este grupo trabaja en una gama de pautas para que los desarrolladores web construyan sus páginas o aplicaciones, sin pasar por alto los obstáculos que impidan o dificulten el acceso para los usuarios. 

A continuación, se presentan casos exitosos que se han apegado a dichas directrices:

KidzWish

KidzWish es una organización, sin fines de lucro de Australia, que suministra ayuda y servicios de apoyo a niños con discapacidades. 

Debido a la naturaleza de su servicio, era primordial que su sitio web fuera lo más accesible posible. Y, al final, esa meta se logró. El aspecto visual de la página destaca por ser brillante y atractivo, perfecto para llamar la atención de los niños. Además, su texto cuenta con fuentes grandes y colores de alto contraste, elementos que permiten la percepción y legibilidad de los contenidos, pensados especialmente para aquellos de corta vista. Finalmente, se debe mencionar a la arquitectura y disposición de la información, aspectos que permiten una fácil e intuitiva navegación.

Staybl app

Staybl es el nombre oficial de la nueva app para personas con Parkinson. Fue desarrollada por la empresa Havas Worldwide New York, en conjunto con la Asociación de Parkinson de Alemania. La app es gratuita y sirve para facilitar la navegación web y la lectura en iPads.

La app utiliza el acelerómetro (tecnología presente en el iPad) para detectar cuándo el usuario tiene un temblor involuntario en las manos. De esa forma, adapta el contenido de la página, realizando contramovimientos virtuales, para mantener una visión estable. Adicionalmente, siguiendo la pauta de accesibilidad, la app ha optado por eliminar los botones deslizables y aumentar el tamaño de los botones clickables, además de incluir tipografías grandes para aumentar la legibilidad. Finalmente, ofrece varias opciones de configuración para adaptarse a la necesidad única de cada usuario.

CONCLUSIONES:

La accesibilidad digital no es un lujo, es una necesidad. Se fundamenta en el derecho universal de las personas con discapacidad a recibir las mismas oportunidades, y tener libre y autónomo acceso a la información. 

Si bien es cierto que su implementación es de crucial importancia para este grupo, también lo puede llegar a ser para el resto de personas. Esto se debe a que la estandarización de las pautas de la accesibilidad web incluyen, y benefician, a todos aquellos usuarios que necesiten adaptar su forma de relacionarse con la web, ya sea por limitación de su entorno o de carácter propio.

La accesibilidad es esencial para los desarrolladores y las organizaciones que quieren crear sitios web y herramientas web de alta calidad, y no excluir a las personas del uso de sus productos y servicios.

La accesibilidad digital es un parámetro que todo dueño de un sitio, aplicación, herramienta o página web debe tener en consideración al momento de planificar o adaptar su estrategia digital. 

Se necesitan empresas que reconozcan y a las que les importen satisfacer esa necesidad. No darle la consideración adecuada a este tema es ignorar la realidad que viven miles de personas. Personas que forman parte de un nicho clave que puede participar activamente en el desarrollo económico e impulsar la productividad.

Cerrar las puertas a la accesibilidad digital es dejar de conectar, relacionase y transaccionar con clientes y prospectos, saboteando a la marca y sociedad.

Se necesitan empresas que entiendan y se preocupen por las diferentes necesidades de las personas. Que tengan en cuenta los retos y dificultades de los usuarios. Que les importe crear una experiencia igual para todos. Al final, todo se reduce a eso: a darle al público la mejor experiencia.

Desde Formación Gerencial – Mentinno, contamos con soluciones enfocadas a impulsar y gestionar de manera sostenible y rentable, diferentes aspectos de la estrategia de accesibilidad, usabilidad e inclusión.

Contáctanos o descarga a continuación los contenidos de nuestro «Programa Estrategias de Accesibilidad Para Organizaciones».

Juan Pablo Del Alcázar Ponce

Conoce más sobre la importancia de la accesibilidad digital en nuestros siguientes artículos:

Referencias: