Social selling e..." />

Social Selling: cómo utilizar las redes sociales para vender tu producto / servicio

Social selling

Social selling es la palabra de moda. Cada vez es más fácil escuchar a personas hablando de ella pero… ¿qué es? ¿en qué consiste?

Social selling podríamos decir que es “Venta social” o cómo utilizar las redes sociales para vender nuestros productos/servicios. Sin duda la cantidad de herramientas que tenemos a nuestra disposición nos hacen más que nunca llegar a más personas, ser más visibles a un coste mínimo.

A lo largo del post de hoy vamos a ver cómo utilizar las redes sociales para vender, para ser más visibles y ser percibidos como más confiables lo que provocará con mayor número de probabilidades de venta.

 

1. Tu expertise como modo de dar a conocer lo que haces

Antes de ponerte a vender nada en Internet tienes que definir algunas cosas de tu persona y aquí tenemos dos posibles variantes tanto si trabajas vendiendo productos/servicios por cuenta ajena como si eres emprendedor, tu propio jefe y vendes tus propios productos o servicios.

En caso de que trabajes para otros, si tuviera que darte un consejo para empezar a tener una empezar a vender usando redes sociales es que ames lo que haces. Tienes que estar 100% identificado con lo que vendes. Te debe gustar tu empresa, debes ser fan de la empresa en la que trabajas, tienes que sentirla como si fuera tuya. Si esto no es así… no va a funcionar. Si trabajas para ti mismo no doy por descontado que amas lo que haces y te apasiona tu trabajo.

¿Qué debemos hacer antes de ponernos a buscar clientes? Tienes que conseguir relevancia y notoriedad. Me explico. Cualquier persona, cuando tenga un problema concreto y piense ¿quién me puede ayudar a resolver este problema? Tiene que pensar en ti.

Esto es ser relevante. Además cuando busque en Internet “quien me puede ayudar a…” debe salir tu foto por todos los sitios. Esto es ser notorio. Además de esto, tienes que buscar un nexo de unión entre los productos que tu vendes y la vida de tus clientes (luego veremos cómo)

 

1.1 ¿Cómo conseguir relevancia?

Enfoque. Es la clave. No quieras resolver miles de problemas para miles de públicos diferentes. Tienes que enfocar. A mayor enfoque mayor relevancia.

Está demostrado que una marca aumenta su potencia cuando reduce el campo de acción de sus operaciones y con las personas… pasa lo mismo. Las probabilidad de que el público piense en ti aumenta considerablemente si dices que te dedicas a una sola cosa y no a miles.

Una buena manera de empezar a hacer esto es completar la siguiente frase:

“Me llamo [tu nombre] y ayudo a [público objetivo] a [conseguir un resultado y sólo uno]”

Ejemplo: “Me llamo Josué Gadea y ayudo a profesionales de las ventas a iniciar acciones que les permitan multiplicar x3 sus resultados en ventas”

¿Ves? Escríbelo porque luego tendrás que compartirlo en tus diferentes redes sociales.

Es importante. Un sólo público objetivo y solucionar un sólo problema. En mi caso “ayudar a otros a vender”

Y en lado opuesto, aquí tenemos lo que no debemos hacer:

Ejemplo: “Me llamo Josué Gadea y ayudo a personas en general a mejorar su marca personal, a poner en marcha acciones de marketing online, a vender más y a mejorar su comunicación”

Muy genérico. Muy débil. Poco relevante.

Mira lo que me pasó a mi. Yo soy licenciado en economía y creé mi blog por el año 2008. Mi problema es que unas veces hablaba de finanzas, otra vez de recursos humanos, otras veces de marketing… y te puedes imaginar lo que me pasaba. No tenía ni treinta visitas al mes. Sólo fue cuando decidí deshacerme de todas las temáticas excepto de la temática “ventas” y de curar un sólo dolor “ayudar a otros a vender más” cuando empecé a tener éxito. De hecho a los pocos meses de iniciar mi blog http://vendedor.ninja me llamó una gran empresa para ir a formar a su equipo en el área de… ventas.

Una vez tengas esto definido compártelo en tus diferentes redes sociales: facebook, twitter, instagram…

 

1.2 Un nexo de unión

Tenemos que conseguir un nexo de unión entre lo que nosotros vendemos y los problemas que tienen nuestros posibles clientes. La cuestión es que si vendemos detergente desinfectante tenemos que esos posibles clientes entren “en nuestro mundo” porque lo consideran atractivo. Pero claro… ¿es el mundo de los detergentes desinfectantes atractivos para alguien? ahí está la cuestión. Requiere pensar “out of the box” y puede resultar un proceso algo complicado. Yo te voy a explicar algunos ejemplos para ver:

Supongamos que vendemos líneas de telefonía móvil. Nuestro cliente principal es un gerente de una empresa mediana de en torno a 50 trabajadores. Imaginémonos su vida: estresado cada día, hace más horas que un reloj, sale de casa a las 7 de la mañana, llega a las 9 de la noche. Le gusta navegar, el golf… también usa un teléfono de alta gama y piensa que la tecnología va demasiado deprisa. No usa mucho el móvil pero le encantan las herramientas que le ayudan a ahorrar tiempo.

Bien…

Con todo esto tenemos que tener en cuenta de que si queremos que las personas como este señor se fijen en nosotros ¿de qué tendremos que hablar? ¿De líneas de telefonía? No.

Necesitamos hablar en internet sobre una temática atractiva que cure un sólo “dolor” de ese posible cliente por ejemplo:

  • Podríamos hablar de productividad, estos temas tienen mucho tirón en Internet
  • Podríamos hablar de aplicaciones móviles de productividad
  • Podríamos hablar sobre temas relacionados con las finanzas o el dinero
  • Podríamos hablar sobre desarrollo personal
  • Etc

Como ves, podríamos hablar de temas que tienen relación directa con lo que vendemos (aplicaciones móviles de productividad) o no (finanzas y dinero).

La cuestión es que si tu quieres que ese tipo de perfil se fije en ti, vas a tener que darte a conocer en Internet porque abarcas temas que resuelven ciertos “problemas” que tiene en su día a día.

Y por eso te decía antes que tu trabajo te debe gustar y más que gustar, lo debes amar, porque es muy difícil hablar constantemente de alguna temática que no te apasiona.

Elige tu temática y a partir de ahora el juego es: aportar valor masivo al mundo.

 

1.3 Cómo conseguir notoriedad

Una vez hemos hecho el ejercicio de sentarnos con nosotros mismos y de saber y elegir a quiénes nos dirigimos y qué dolor curamos debemos ser notorios, es decir, visibles. La gente tiene que ser capaz de encontrarte y verte por todos lados.

Es cierto que existen multitud de canales para hacerte visible. Pero ya que hablamos de social selling nos centraremos en canales online.

Existen multitud de canales y podríamos escribir un libro entero sobre ellos pero yo te voy a recomendar que empieces con dos:

 

1.3.1 Blog

La piedra angular es tu blog. El blog te va a permitir empezar a ser percibido como alguien relevante y confiable.

Se trata de que esas personas a las cuales te diriges se vean atraídas por tu contenido.

No hablemos además de que Google va a empezar a posicionarte en su buscador por lo que vas a ganar visibilidad, notoriedad.

Hay diferentes plataformas para iniciarse (wordpress, blogger…) pero yo te recomiendo que por 45€ al año contrates tu propio dominio y hosting y que empieces a usar wordpress.

A partir de ese momento la clave es la constancia. Publica por lo menos un artículo de mínimo 500 palabras a la semana. Resuelve problemas reales que tiene tu potencial cliente, aporta valor masivo y esos gerentes de empresas medianas a los que les encantan las apps de productividad empezarán a seguirte. Bien! y esto es el inicio.

De momento ya te conocen. Seguramente después de algún tiempo estarían encantados de conocerte en persona y esta sería una gran oportunidad para hablarle de tus productos o servicios. Esto es social selling.

Tus posts siempre tienen que tener alguna llamada a la acción. Debes por todas intentar que la persona que visita tus posts te dejen su contacto, su email a cambio de algún contenido exclusivo muy bueno o simplemente suscribiéndote a tu newsletter.

1.3.2 Facebook

Tanto si tu negocio es B2C o B2B te recomiendo esta red social porque es la red social con mayor número de usuarios. Hasta si te diriges a un perfil empresarial como el del ejemplo de arriba facebook te interesa. Tu posible cliente está ahí.

Empezar a comunicar es en principio fácil. Empieza por tu blog y luego, comparte tus contenidos en diferentes redes sociales. Si tienes presupuesto, empieza a invertir algún euro en promocionar tus posts.

Por supuesto ahora es cuando tienes que coger esa descripción que has desarrollado e insertarla aquí:

Social selling

Crea ahora mismo tu página profesional. Tu perfil personal está muy bien pero para ser percibido como alguien profesional que habla de cierto tema específico, abre esa página.

En facebook puedes hacer varias cosas:

  • puedes publicar imágenes, infografías… útiles para tu público objetivo. También imágenes tuyas y hacerte un poco de autobombo.
  • puedes publicar vídeos grabados y en directo con facebook live. Hoy en día facebook le da mucha importancia a este tipo de contenido y da mucha visibilidad a quien lo utiliza (en su intento por derrocar a youtube).
  • puedes entrevistar a otras personas vía hangout de google y luego descargar el vídeo para compartirlo en facebook.

Además no te quedes con sólo esto. El social selling también es hacer redes, conocer a otras personas, hacer networking online, colaborar en proyectos… esto hará que tu visibilidad vaya aumentando.

 

2. Trabaja de manera sistemática

Es normal empezar a trabajarse las redes sociales y dejarlo a los pocos días o semanas. Es normal empezar a escribir un post al día en tu blog y a la semana dejarlo…

La clave de éxito es: trabaja de manera sistemática.

Mira, no importa si haces mucho o poco. Lo importante es que te marques unos hitos diarios, semanales o mensuales con los que te debes comprometer.

Me refiero a lo siguiente. Haz un listado de aquellas cosas que crees que tienes que hacer diariamente, semanalmente, mensualmente para llegar a los clientes que quieres llegar.

Ejemplo de cosas a hacer:

  • 1 post semanal
  • 2 publicaciones al día en facebook
  • 1 vídeo grabado semanal
  • 1 vídeo en directo quincenal
  • 1 webinar mensual
  • etc

Y ahora… lleva el control en una tabla.

 

LUNES MARTES MIERCOLES JUEVES VIERNES
Un post semanal

X

Ok X X

X

2 publicaciones al día en Facebook

Ok

Ok Ok Ok

Ok

1 vídeo grabado semanal

X

X X X

Ok

10 contactos nuevos en Facebook al día

Ok

X

Ok

Ok

X

Cuando consigas un hito ponte un “ok” cuando no cumplas tu compromiso ponte una “X” y observa si haciendo lo que te has comprometido a hacer te lleva a la consecución de tus objetivos. El social selling es vender sin ir a vender. En principio tú das. Con el tiempo la gente te sigue y de los que te siguen algunos, quizás, te comprarán.

Te deseo buen inicio.

Puede parecer que es un proceso lento (y puede ser que sí lo sea) pero imagínate lo lento que es hacer visitas frías o llamadas frías. Es como matar moscas a cañonazos. Se desperdician muchos recursos sobre todo de tiempo. El social selling es la nueva manera que tenemos los profesionales independientes o trabajadores por cuenta ajena para llegar a más posibles clientes. Las posibilidades para ser visible y darte a conocer son casi infinitas. Las estrategias a utilizar, casi que también.

Lo importante es que empieces haciendo algo, aunque sea haciéndote una página en facebook. A partir de ahí, no parar. Cada día un poco más.

Artículo publicado originalmente en el blog de Vilma Nuñez el 14 de marzo de 2017 por JOSUÉ GADEA

 

Comments

comments